marzo 31, 2020

Combinaciones que encantan: cómo maridar el café.

Por: Nathalie Amores

¿Incluso el café se volvió una rutina en tiempos de encierro por la pandemia? Vamos a darle una vuelta a esta situación y ponerle un toque de originalidad… con un café de origen, del Señor K. El final feliz de una buena comida es un postre o un café. O los dos juntos. Una pausa de café en la mañana o en la tarde siempre será mejor si la acompaña un dulce o una fruta. Precisamente vamos a hablar de estas combinaciones que nos abrirán a la puerta hacia un gran mundo de sabores. 

En Chile, un país vitivinícola por tradición y excelencia, estamos muy familiarizados con la palabra “maridaje”, sabemos que es el acto de combinar el vino con un alimento de tal manera que se potencien los sabores y la experiencia. Aquí queremos extender este concepto hacia el café, ¿qué alimentos realzan el placer de tomar una taza de café?

Café robusta
India Kappi royal notas a cacao y especias 

 

 Este concepto no es nuevo, las cafeterías de especialidad siguen los principios del maridaje para elaborar sus bebidas de creación o para seleccionar los postres que van a ofrecer en su carta. Esto requiere de entrenamiento y de conocer muy bien el café que se va a consumir. Por lo tanto, el primer paso es sentir qué características tiene mi café. En Señor K nos adelantamos en el trabajo y en cada bolsita que compras tiene la información del café dada por nuestros catadores profesionales. Incluso antes de comprar, puedes mirar toda la historia del café.

El primer check es conocer el café. El siguiente es decidir de qué forma lo voy a preparar. Hay que tomar en cuenta que, a diferencia del vino, el café pasa por un proceso de preparación ya que el mismo café no es igual si lo tomo como espresso, V60, prensa francesa o percoladora.  En cada preparación el resultado tendrá una intensidad, acidez, cuerpo y postgusto diferente. 

Un principio fundamental del maridaje es que los sabores no compitan para que no resulte en un desequilibrio para nuestro gusto. La idea es que exista una complementariedad. Si al paladar le llega la acidez del espresso más la de una torta de maracuyá, lo normal será que hagamos muecas y no queramos seguir.

café de especialidad 

Al maridar se debe tomar en cuenta el cuerpo o textura del café. En los lattes, la leche juega un papel muy importante. La leche con un sabor picante o muy ácido dará una sensación poco agradable. Sin embargo, un chocolate amargo o una galleta con chocolate pueden resultar en un combo ganador.

Finalmente, la cantidad de cada preparación también es importante. Tomar una galletita pequeña con un café preparado en Chemex no será suficiente. Por el contrario, un espresso con un profiterol o con un cuadradito de chocolate será muy agradable, de hecho, se sentirá como que se derrite en la boca, deleitando nuestros sentidos.

Con esta explicación, llegamos al punto que todos esperábamos, aquí van nuestro top 5 de maridajes con las variedades de Señor K.

  1. Espresso con helado de vainilla. Este merece una breve explicación:
  • Prepara un espresso con una cápsula de café Chacra d’Dago y a la par coloca un scoop (una bola) de helado de vainilla en un plato hondo.
  • Chorrea el espresso sobre el helado. Esto lo puedes hacer todo de una vez o poco a poco.

El café derretirá lentamente al helado y el café absorberá la vainilla. Cómete el helado con una cucharita.

  1. Lungo con brownie. Para esta recomendación, te sugerimos un café Laderas del Tapias, su alta intensidad y su acidez brillante contrastará muy bien con el brownie, dejando una sensación jugosa en la boca.

 

Cafe Helado

  1. Café en prensa francesa con queque de zanahoria. Utiliza un café especiado o floral, puede ser el café Sidamo de Etiopía y sírvelo con un queque de zanahoria, que usualmente es ligero y esponjoso. Esta combinación te dejará con un postgusto muy agradable y querrás repetírtelo.
  2. Café en V60 con pan y queso de cabra. Elije un café dulce y con baja acidez, nuestra recomendación es el Finca San Antonio de El Salvador. Este es ideal para la media mañana o media tarde, cuando queremos darnos un bocadito. Plus: si quieres experimentar aún más, échale un chorrito de miel sobre el queso.
  3. Capuccino con muffin de arándanos. Lo esponjoso del muffin combina exitosamente con la leche. Te sugerimos en este caso elegir un café Inga Aponte, de intensidad media, que permita resaltar tanto los arándanos como los sabores de vainilla.

 

Motívate a cambiar la rutina, queremos que cada taza de café sea diferente y la experiencia sensorial sea placentera. Visítanos, seguimos siempre activos y cafeinados.

Sigamos disfrutando del mundo del café, escoge tu formato preferido, cápsulas o grano y descubre tu nuevo origen.